Aneurismas

Otros nombres: Dilatación o abultamiento en las arterias
Un aneurisma es un ensanchamiento de las paredes de una arteria. Las arterias son vasos sanguíneos que transportan sangre oxigenada desde el corazón hacia otras partes del cuerpo. Si un aneurisma crece, puede romperse y provocar una hemorragia peligrosa e incluso la muerte.

La mayoría de los aneurismas ocurre en la aorta, la arteria principal que sale del corazón y pasa por el pecho y el abdomen. También pueden ocurrir en las arterias del cerebro, el corazón y otras partes del cuerpo. Si un aneurisma cerebral se rompe, produce un derrame.

Los aneurismas pueden desarrollarse y crecer antes de causar síntomas. Con frecuencia, si se detectan y se tratan anticipadamente, los médicos pueden detener la ruptura de los aneurismas. Los dos tratamientos principales son las medicinas y la cirugía.

Enfermedad Arterial Periférica

Otros nombres: EAP, Enfermedad vascular periférica
La enfermedad arterial periférica (EAP) ocurre cuando existe un estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón. La causa de EAP es la arterioesclerosis. Esto sucede cuando la placa, una sustancia compuesta por grasa y colesterol, se acumula en las paredes de las arterias que abastecen la sangre a los brazos y las piernas. La placa hace que las arterias se estrechen o se obstruyan. Eso puede disminuir o interrumpir el flujo de la sangre, generalmente hacia las piernas, provocando dolor o entumecimiento. Cuando la obstrucción del flujo sanguíneo es lo suficientemente grave puede causar la muerte de los tejidos. Si estos cuadros no se tratan, puede ser necesario tener que amputar el pie o la pierna.

Una persona con EAP también tiene un mayor riesgo de infarto, derrame y ataque isquémico transitorio. Con frecuencia la acumulación de placa en las arterias puede detenerse o revertirse con cambios en la dieta, ejercicio y esfuerzos para disminuir los niveles elevados de colesterol y la hipertensión arterial.

Enfermedad de las arterias carótidas

Otros nombres: Enfermedad cerebrovascular, Estenosis de las arterias carótidas
Las arterias carótidas son dos grandes vasos que se encuentran en el cuello. Suministran sangre al cerebro. Si existe una enfermedad en la arteria carótida, la arteria se estrecha, generalmente por la arterioesclerosis. Esto es la acumulación de colesterol y otros materiales en una arteria. Si un coágulo de sangre se adhiere a las paredes de las arterias estrechadas la sangre no puede llegar al cerebro. Ésta es una de las causas de un derrame.

La enfermedad de la arteria carótida no suele causar síntomas, pero existen pruebas que le indican al médico su presencia. Si las arterias están muy estrechadas, es posible que se requiera una operación llamada endarterectomía para eliminar la placa. Para que el estrechamiento sea menos severo, se puede administrar una medicina que prevenga la formación de coágulos y así reducir el riesgo de derrames. Otra opción para las personas que no pueden operarse es la angioplastia carotídea. Este procedimiento implica la colocación de globos y/o stents en la arteria para abrir la arteria y mantenerla abierta.

Endarterectomía carotídea:

                                      Arteria carótida con placa en bifurcación                                                              Placa carotídea


                                   Arteria carótida tras extraer placa                                                           Cierre de carótida con parche


Pie diabético

Otros nombres: Problemas en los pies en personas con diabetes
Si tiene diabetes, el nivel de azúcar en su sangre es muy elevado. Con el tiempo, esto puede dañar los nervios o los vasos sanguíneos. El daño a los nervios que produce la diabetes puede hacer que pierda la sensación en los pies. Es posible que no sienta una cortadura, una ampolla o una llaga. Las lesiones como estas en el pie pueden causar úlceras e infecciones. Los casos graves pueden inclusive causar una amputación. El daño en los vasos sanguíneos también puede significar que los pies no reciben suficiente sangre y oxígeno. Es más difícil que su pie pueda curarse si tiene una llaga o una infección.

Usted puede ayudar a evitar los problemas con los pies. Primero, controle los niveles de azúcar en la sangre. También es esencial una buena higiene de los pies.